Limpieza y Mantenimiento

El cobre es un metal blando y se oxida fácilmente, lo cual es casi siempre el indicativo de su pureza. Ten en cuenta que debido a la oxidación, el color de la botella de cobre va cambiando con el tiempo. Además, el material podría aparecer un poco manchado, pero estos son procesos naturales que no tienen un impacto negativo en el agua potable de estas botellas. Cuando el cobre se oxida, o esté perdiendo su brillo puedes utilizar bicarbonato de sodio, limón, y sal para limpiarlo.

 

Exprime el limón sobre la superficie del termo, y agrégale bicarbonato de sodio. Una vez que empiece a burbujear, pásale una esponja suave, de preferencia nueva por encima. Es importante agregarle sal a esta esponja, ya que sin ella el termo no va a recuperar su brillo; la sal debe de ser fina para evitar rallar el termo. Para el interior del termo exprime dos limones, agrégale bicarbonato de sodio y sal, y déjalo reposar dos minutos, después, con la tapa cerrada revuélvelo para que abarque todo el termo. Para finalizar, enjuágalo con agua, y listo, tu termo quedará como nuevo. Se recomiendo hacer esto cada 2 o 3 semanas.